La maravillosa infusión rooibos


La maravillosa infusión rooibos

Las principales infusiones son: rooibos, lapacho, infusiones de fruta, mate y otras infusiones como la manzanilla, poleo-menta, tomillo, etc.  

Rooibos, que significa “arbusto rojo” en afrikaans, es una variedad procedente de Sudáfrica que nada tiene que envidiar al té verde o al té rojo en cuanto a beneficios para la salud.  

El Rooibos alivia problemas como cefaleas, insomnio, depresión, alergia o diarrea.

La historia del té rooibos no es tan antigua como la de sus parientes el té verde, el negro o el rojo. Es la bebida nacional de Sudáfrica y desde hace miles de años los habitantes de esta zona se benefician de sus propiedades saludables. No fue hasta el año 1904 cuando un explorador ruso entró en contacto con él y, seducido por su dulce sabor y sus virtudes curativas, logró que llegara a Europa, donde ya empieza a conocerse… y valorarse. Vitaminas, minerales… ¡y mucho más!  

Estas propiedades curativas, de las que te hablaremos más tarde, se explican por sus principios activos:  

  • Hierro: el 50 % de la población mundial sufre una seria carencia de este mineral. Tres tazas de rooibos aportan al organismo una tercera parte del hierro que necesita.  
  • Cobre: imprescindible para favorecer el metabolismo de las proteínas, en la producción de neuronas y en la melanogénesis de piel y cabello.  
  • Sodio y Potasio: son los minerales encargados de regular el balance hídrico del cuerpo. El té rooibos ofrece las dosis justas que precisa el organismo, lo que resulta muy importante porque una cantidad excesiva de potasio podría ser responsable de un problema de hipertensión.  
  • Vitamina C: esencial para el buen funcionamiento del sistema inmunitario y de acción antioxidante y captadora de los radicales libres. Es un seguro de vida para el corazón y el sistema circulatorio.  
  • Ácido fenólico: es un estupendo estabilizador intestinal y tiene fama de ser el terror de las bacterias.  
  • Quercitina y Quercitrina: se trata de dos flavonoides útiles para tratar las enfermedades intestinales y, además, inhiben la monoaminoxidasa, una enzima que bloquea en nuestro cerebro la actividad de la serotonina, por lo que nos mantienen a salvo de las depresiones.  
  • Rutina: otro flavonoide de acciones antioxidantes. 
  • Flavonas: el rooibos contiene dos flavonas que, hasta el momento, no se han hallado en ningún otro componente de la naturaleza. Son las que dan a este té su sabor dulce, sin aportarle calorías.  
  • Aceites esenciales: hasta 99 aceites esenciales esconden sus hojas, y ésto le confiere un sabor mucho menos medicinal que el de otras tisanas.  
  • Asapalatina y Notofagina: dos componentes de probados efectos antialérgicos e inmunomoduladores.  

 

Así de fácil se prepara 

Aunque puedes encontrarlo en bolsitas o en hojas sueltas, éstas mantienen mejor los principios activos. Calienta el agua hasta que hierva y pon en la tetera una cucharadita colmada de Rooibos o una bolsita por taza. Vierte el agua en la tetera, tápalo y déjalo reposar dos o tres minutos. Cuélalo y sírvelo. No es necesario añadirle edulcorante, azúcar o miel.   

 

Una infusión para la salud total 

La variedad de té Rooibos se presenta como un excelente aliado para el bienestar del organismo. Te contamos para qué problemas de salud se concretan estos beneficios:  

  1. Despídete de la alergia al polvo… es una de las alergias más comunes, contra la que el Rooibos actúa modulando el sistema inmune, que aprende a reaccionar de nuevo cuando entra en contacto con los ácaros. Puedes hacer una cura dos veces al año, tomando diariamente y durante una semana un litro de Rooibos  
  2. Y a los alimentos: las intolerancias alimenticias, cada vez más frecuentes, son el punto fuerte de la acción del Rooibos gracias a uno de sus ingredientes, la quercitina, capaz de bloquear la excesiva producción de histamina, causante de los vómitos y cólicos intestinales que padecemos frente a un alimento alérgeno.  
  3. A salvo de las anemias: el Rooibos es una estupenda fuente de hierro, fundamental, para combatir la anemia. Además, su contenido en vitamina C hace que tu organismo pueda asimilarlo sin desperdiciar nada.  
  4. Un freno a la arteriosclerosis: uno de los principales éxitos del Rooibos es evitar la acumulación de colesterol, y lo hace en dos frentes: sus antioxidantes evitan la oxidación de algunos compuestos grasos que se hallan en el torrente sanguíneo y sus flavonoides impiden la formación del tromboxano A2, una sustancia coagulante.  
  5. ¿Cefaleas? ¡Nunca más!: el té Rooibos favorece la distensión global del sistema nervioso, mientras que sus flavonoides salvaguardan la serotonina del cerebro, que es una de las hormonas que segrega sustancias inhibidoras del dolor.  
  6. Adiós a la depresión: dos de las sustancias del Rooibos la quercitina y la quercitrina, cierran el paso a la depresión al estimular la secreción de serotonina, conocida como la hormona de la felicidad.  
  7. Primavera sin kleenex: una taza diaria de Rooibos puede hacer que te olvides de los picores de nariz con los que cada año recibes a la primavera, ya que tiene un efecto modulador del sistema inmunitario, que aprende a reaccionar correctamente cuando entra en contacto con el polen. Además, alivia las irritaciones el las mucosas de la musculatura intestinal.  
  8. ¡Ni una noche en blanco más!: el té Rooibos es uno de los remedios más empleados en Sudáfrica para tratar el insomnio en bebés y niños. En este caso, son la quercitina y la quercitrina las responsables de que duermas como un lirón si te tomas una taza antes de acostarte. Y como no contiene cafeína, se convierte en la bebida ideal para aquellas personas que no la toleran bien.  
  9. ¿Tensión? La justa: sus flavonoides tiene efecto calmante, son los mismos que contienen el hipérico y la valeriana y te aseguran no perder los nervios ni caer en la ansiedad.  
  10. La urticaria ya no pica: como ya hemos dicho, el Rooibos fortalece el sistema inmunitario. Esto, unido a su efecto sedante sobre el sistema nervioso vegetativo, calma los picores causados por la urticaria.  
  11. El protector solar natural: su cóctel de principios activos (antioxidantes, flavonoides, taninos…) convierte al Rooibos en el mejor protector de la piel frente a los rayos solares y reduce al mínimo el riesgo de contraer melanomas.  
  12. El complemento de los deportistas: el Rooibos contiene el aporte necesario de vitaminas y minerales para completar la alimentación de los deportistas.  
  13. Piel siempre joven: además de acelerar la curación de ciertas enfermedades cutáneas, el Rooibos se viene empleando en la elaboración de cremas antienvejecimiento con muy buenos resultados (sus antioxidantes son la clave de su éxito).  
  14. Efecto saciante y su acción antipicoteos: un sabor dulce y la ausencia casi total de calorías hacen de este té un estupendo saciante del apetito natural por tomar dulces, sin los inconvenientes del azúcar (lo que se acaba notando en la báscula). Además, es una bebida depurativa que elimina de forma natural las toxinas que acumula el organismo.  
  15. Hojas contra el cáncer: gracias a su amplio abanico de flavonoides, el té Rooibos contribuye a inhibir las enfermedades cancerosas sustrayendo fuerzas a los radicales libres, que están considerados como los principales desencadenantes del cáncer, ya que atraviesan las membranas celulares y modifican la información genética.  
  16. La tisana antigases: está comprobado que esta variedad de té de Sudáfrica facilita la digestión evitando que los gases se asienten en el organismo. Tomar una taza después de las comidas más flatulentas es una sencilla medida capaz de mantener los gases a raya.  

 

Bueno nada más entrar en la boca 

Acaba con las llagas bucales: el Rooibos es una de las plantas curativas más eficaces para inhibir las infecciones bucales. Para tratarlas, basta con enjuagar la boca cuatro veces al día con una infusión super-concentrada de este té.  

El guardián de tus encías: ¿enrojecidas, sensibles al tacto y a menudo sangrantes? Tus encías necesitan una buena dosis de este té, de efecto astringente. Eso sí, cuan do lo bebas, mantenlo en la boca sin tragar unos instantes.  

Estómago a prueba de bombas: vómitos, dolores habituales, digestiones difíciles… El Rooibos es la cura que tu estómago necesita porque mitiga las inflamaciones y frenan la proliferación de bacterias. Y la acción espasmólitica de sus flavonoides evita las contracciones de la musculatura intestinal.  

Stop inmediato a la diarrea: el Rooibos calma la irritación de las paredes intestinales, sus taninos protegen las mucosas intestinales, compensa la pérdida de minerales que se produce durante una crisis y dispone de sustancias antibióticas capaces de combatir la Escherichia coli, una bacteria detonante de las diarreas.